Guía para superar el caos de las mañanas

Durante la semana de receso que pasó hace poco (semana de vacaciones que se otorga a los estudiantes en Colombia) sentí algo diferente y  tuve el tiempo para detenerme  a pensar en cómo son las mañanas cuando nos preparamos junto a nuestros hijos para iniciar una jornada de labores y debo admitir que la mayoría de días son una locura,  al menos, no he conocido al primer padre que me diga lo contrario.

Unos con más caos que otros pero al final todos quisiéramos cambiar algo y  es que si es la misma rutina cada día, No entendemos ¿Porque puede llegar a ser tan difícil?.

Recordé cuando era niña, conversé con mi familia, busque evidencias en fotografías, tratando de reproducir esos momentos y aunque en mi casa siempre hubo mucho orden y control respecto a las normas y los hábitos, pude identificar los mismos afanes y las mismas anécdotas que experimentamos las madres de hoy.  

Este artículo te puede interesar si en tu casa es común escuchar frases como estas cada mañana:

  • ¡Rápido! ¡Apúrate!

  • ¿No podemos pasar una mañana sin llorar?

  • ¿Cuál uniforme debes llevar hoy?

  • ¿Acaso los dos zapatos no pueden estar nunca en el mismo sitio?

  • ¿Porque los  domingos si te despiertas temprano?

  • ¡Se nos hizo tarde!

  • ¡Como así! ¿Había tarea?

  • ¡Colabórame!

En el fondo sabemos que todo esto es nuestra responsabilidad y si no funciona nuestra rutina es porque algo no hemos estado haciendo bien, además es imposible sentirnos cómodos porque obviamente con gritos, desorden y carreras no es la mejor manera de iniciar el día.

Algo favorable es que me encontré con que a los niños y en general a todos los seres humanos y hasta los animales les agradan las rutinas, no al extremo de volverse robots sino unos pequeños hábitos que se repitan a diario, que nos hagan sentir más seguros pues por momentos es tranquilizante saber que tienes las cosas bajo control.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, me puse en la tarea de reunir los 5 puntos clave para hacer un cambio radical en nuestras mañanas, y en realidad  son muy sencillos y creo que todos los sabemos y lo podemos lograr, solo necesitamos un poco de esfuerzo y disciplina para obtener unos  resultados muy positivos.

1. Prepárate desde  la noche anterior.

Este es el principio de todo. Mi mama me lo dice todo el tiempo: No dejes para mañana lo que puedes hacer ¡hoy! La noche anterior debemos adelantar tanto como sea posible, revisar las tareas, alistar bolso con los útiles escolares, revisar que tengamos todo lo necesario para nuestro aseo personal,uniformes,zapatos, todo. Con esto nos evitaremos muchos dolores de cabeza al día siguiente.

2. Inicia  más temprano.

Si normalmente se te hace tarde para llegar al trabajo o llevar a los niños al colegio es porque definitivamente debes iniciar más temprano. Puede ser complicado al principio pero el cambio será positivo.

Los expertos recomiendan que los padres despierten por lo menos 15 minutos antes para que puedan hacer una meditación, un estiramiento o simplemente sentarte a ojear el periódico con total tranquilidad. Luego si puedes despertar a los niños y para esto funciona comprar un despertador de su personaje favorito o simplemente algo llamativo o con un sonido especial que el elija,pues esto los hará despertar con mejor actitud.

3. Duerme bien

Este es el consejo más importante.Si los niños y tú están cansados, las mañanas suelen ser difíciles, así que duerme bien, las horas adecuadas y en las mejores condiciones y te sentirás enérgica.

La falta de sueño genera otros tantos problemas que no deseas incluir en tu lista.

4. Un menú de opciones en la nevera

Cada mañana nos quita mucho tiempo pensar qué vamos a hacer de desayuno o qué vamos a enviar de lonchera, y terminamos siempre con lo mismo. Una buena estrategia es crear un menú de posibles loncheras y otro de posibles desayunos para poner en la nevera. Para esto puedes buscar la ayuda de una nutricionista que te ayude a crear opciones saludables, deliciosas y divertidas que aporten la energía que necesitan tú y tus hijos para las actividades diarias.

5. ¡No desfallecer!

La clave de cualquier rutina es la persistencia. Después de que hayas tomado la iniciativa de empezar no puedes perder el impulso. Los expertos dicen que se necesitan 66 días para crear un hábito y pueda mantenerse de por vida, luego de esto habrás pasado lo más difícil y te sentirás orgullosa de haberlo logrado.

Espero que puedan poner en práctica estos sencillos consejos y que nuestros días sean más productivos, felices y con una energía más positiva, esto va también para todos aquellos que aun no son padres pero llegan continuamente tarde al trabajo o sienten que nunca el tiempo les alcanza.

Yo también me daré a la tarea de intentarlo y les contare mis resultados en un futuro Post, los dejo con unas imágenes de mi época de estudiante con las que quise acompañar esta publicación.

“Todos los mayores han sido primero niños, pero son pocos los que lo recuerdan”

El principito.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *